Publicado el

Warhammer 40.000 8ª Edición: La calma antes de la tormenta

Una nueva edición de Warhammer 40.000 amenaza por el horizonte. El timonazo de Games Workshop a su modelo empresarial, dando carpetazo a Warhammer Fantasy y optando por el controvertido Age of Sigmar con un lore nuevo y unas reglas simplificadas (al compararlas con la marca de la casa que resultaba ese tomo de reglas similar en grosor a los materiales preparatorios para una oposición) llega ahora a su otra pata de la mesa, el juego favorito de los amantes de purgas espaciales y la xenofobia alienígena.
La rumorologia (basada en las notas internas de GW sobre cuando NO pueden cogerse vacaciones los empleados) menciona fechas tan pronto como Junio o Julio para su lanzamiento oficial, y su politica de empresa de puertas abiertas de cara a informar

Tocar un gigante como es Warhammer 40.000 supone meterse con los sueños y filias de un ejército de fans, estudiosos de sus diversas ediciones que con facilidad saben señalarte sus defectos y aciertos; incluso mezclarlos en reglas fan-made que cojan lo mejor de los distintos mundos.
No serán pocos los que descontentos con esta “casualización” de las reglas opten por quedarse en esta u otra edición más “hardcore” y completa.

Sin embargo, lo que se va sabiendo de este nuevo ruleset es revolucionario para los estándares de la casa (no tanto si lo comparamos con la evolución de los otros juegos de miniaturas que hay en el mercado) y aunque seguramente para cuando lo leáis ya se sabrá bastante más (ya se anda comentando incluso particularidades de las distintas facciones) no vendrá mal a la comunidad hispanohablante conocer de primera mano lo que se rumorea en los mentideros anglosajones.

Lo que se va sabiendo:

  • “Moral” es ahora una fase a final de turno en el que cada unidad pierde minis adicionales en función de una tirada que compare la cantidad de bajas inicial y el liderazgo de la unidad.
  • Se permite “abandonar” un combate cuerpo a cuerpo, si bien hay “malus” severos por ello.
  • Durante la fase de asalto, las unidades activas pueden moverse e incluso iniciar combates sucesivos con nuevas unidades enemigas
  • Las cargas a cuerpo a cuerpo ahora funcionan en base a una tirada (2D6 pulgadas de distancia)
  • Cargar implica atacar primero en cuerpo a cuerpo.
  • Los vehículos ahora tienen múltiples heridas (en vez de un enrevesado sistema de penetración y tablas) y en general, muchas unidades pasaran a tener varias heridas en vez de distintos tipos de salvaciones.
  • Las plantillas de impacto han desaparecido, se opta por tiradas de dados.
  • Las armas pesadas ahora hacen varias heridas (un cañón laser haría 1D6 heridas)
  • Las unidades grandes irán bajando en efectividad conforme vayan perdiendo heridas.
  • Las unidades contaran ahora con distancia de movimiento entre sus atributos.
  • Se plantea un sistema de juego con “3 modos de juego”: Narrativo, competitivo y abierto.
  • Se ha cambiado el sistema de creación de listas, en especial pensado para el juego competitivo: de forma que las listas más especializadas tengan acceso a unos “puntos de mando” que les otorguen beneficios especiales que compensen su especialización, pudiendo llegar a interrumpir el turno del enemigo (¡!)

 

El veredicto del público

Es complicado analizar la reacción de la gente ante estos cambios, ya que cada comunidad de Warhammer tiene sus propias percepciones sobre las sucesivas ediciones. AoS es denostado por buena parte de la comunidad hispana, cuando la anglosajona ha terminado aceptando los cambios de reglamento como una buena forma de reintroducir el hobby entre los nuevos fans. Y los comentarios sobre estos primeros cambios es que parece un reglamos “a lo AoS” pero “40-milizado”.

Encontrar un equilibrio entre la miríada de facciones, unidades heroicas tochas y ejercito tan diversos como los que plantea el lore es bastante difícil; en especial con un reglamento con tantos vericuetos como el que planteaba WH40k.

Sin embargo, agilizar el juego reduciendo la cantidad de tiradas y tratando de dar mecanismos para que listas menos usadas tengan justificación a la hora de jugarse parece indicar que la motivación real de estos cambios es mejorar el juego, más que vender nuevas unidades (que también…)

Los primeros comentarios en las principales redes de fans son cautelosos, pero se siguen intereses estos cambios profundos del juego. Ayuda que nadie vaya a perder la continuidad de su ejercito favorito, y que solo sean profundos cambios a la forma de plantear la estrategia de sus unidades. De su futura aceptación, veremos…

El comentario desde la barrera

Como wargamer que desconectó de Warhammer 40k a la altura de 6ª edición que jamás llegó al mundillo competitivo o siquiera a terminar de pintar sus guardias imperiales; el colosal contenido de reglas especiales, su florido metajuego y sus precios insultantemente caros para mi economía adolescente fueron las principales barreras a la hora de involucrarme del todo en el hobby.

Regresando al mundillo, de la mano de reglamentos bastante más agradecidos y asumibles económicamente (como Bolt Action), me encuentro con un cambio en las reglas y en la forma de pensar el juego que puede hacer que muchos viejos y jóvenes nos reenganchemos al bonito mundo de exterminar razas alienígenas.